Cocinas en U: consejos para una buena distribución del espacio

Muebles de Cocina Santos
5/5 - (1 voto)

La distribución del espacio dentro de una casa o local es uno de los temas más abordados en las construcciones y reformas. Y no es para menos considerando las muchas historias que hay de entornos que, a simple vista, pudieron haberse aprovechado mejor. Ahora bien, el área disponible influye, pero el ingenio puede conducir a una real obra de arte. Un buen ejemplo lo constituyen las cocinas en U.

Resulta que están muy recomendadas cuando la distribución del espacio de manera inteligente y funcional es un reto. Puede que sean simples, pero hoy la tendencia es el minimalismo y las cocinas en U encajan perfecto en ella. Así que, como expertos en estos proyectos, dedicaremos los siguientes párrafos a destacar las bondades de estos tipos de cocinas y ofrecer consejos de diseño.

¿Por qué usar cocinas en U?

Tal y como indica su nombre, las cocinas en U cumplen consisten en un espacio delimitado por muebles o encimeras que siguen la forma de la letra. Es decir, hay material en los dos laterales y uno de los frontales dejando el interior libre, sin islas ni penínsulas. De modo que, básicamente, consisten dejar un espacio central adecuado para el movimiento humano. Pese a ello, aceptan la integración de un comedor. 

Hablamos de una de las mejores opciones a las que podemos recurrir cuando no tenemos mucho espacio disponible. Como ya indicamos, esto no tiene por qué ser una limitante; un buen diseño podría contemplar una cocina en U y volver amplio un lugar que inicialmente se veía muy pequeño. Sin embargo, también puede funcionar para otras opciones donde la distribución del espacio tenga más libertades.

Consejos para una buena distribución

Este modelo realmente no es el preferido de hoy en día. Comparado con otros como las cocinas con península, con isla o en paralelo, podría decirse que son menos solicitadas. Pero esto no quiere decir que no sean prácticas, rentable ni mucho menos estéticas. Las cocinas en U ofrecen numerosas ventajas que vale destacar, especialmente cuando hay limitaciones en las reformas.

Establecer diferentes zonas prioritarias de una cocina

Sin importar la disponibilidad de área, es importante siempre dar prioridad a lo que la merece. Dentro de una cocina, por ejemplo, no podemos empezar por un comedor sin haber definido la zona de los electrodomésticos y el lavavajillas; asimismo, debemos verificar que la ubicación de cada uno coincida con las conexiones de agua y electricidad para reducir los riesgos una vez en uso.

Integrar módulos y estantes extraíbles en cada lado de la U

¿Qué sería de una cocina sin sus respectivos mobiliarios? Estos no pueden faltar, y menos aún si tenemos poco espacio disponible. Las cocinas en U permiten aprovechar los laterales, ya sea en la parte superior o inferior, para colocar diferentes módulos y estantes. De este modo, podemos mantener todo bien organizado, cada cosa en su sitio sin ocupar las encimeras.

Hacer esto puede ser muy beneficioso por varias razones. En primer lugar, para mantener el orden tanto en la cocina como en sus adyacencias. Bien sabemos que tener los utensilios, vajillas y cubiertos en las encimeras puede contribuir con el desorden y extravío de algunos. Por otro lado, también facilita el acceso a estos cuando llegue el momento de usarlos en las cocinas en U.

Incluir una barra para sentarse a comer

Si el espacio es realmente limitado, entonces podríamos combinarlas con el comedor. Una forma de hacerlo es colocar una barra en uno de los laterales, o en parte de uno de ellos. Si es de un material liso, mejor, puesto que no solo serviría para colocar los platos y comer, sino también para recetas que ameriten amasar. Esta es una opción muy confortable y funcional para casas y apartamentos pequeños.

Pero, como ya hemos destacado, las cocinas en U no son solo ideales cuando tenemos poco alcance para trabajar; también pueden ser muy útiles en reformas de cocinas conectadas con el salón, por ejemplo. Podría usarse esta misma estrategia de la barra para marcar separación entre ambos ambientes y, de este modo, equilibrar el vínculo entre estos. Una solución muy simple que no requiere modificaciones muy drásticas.

Usar tonos neutros para espacios pequeños

Es cierto que la tendencia actual en decoración apunta a lo minimalista. Atrás quedaron aquellos grandes ambientes repletos de muebles, repisas y electrodomésticos sobre las encimeras. Hoy lo más práctico es lo simple, y si podemos mantenerlo oculto, mucho mejor. Las cocinas en U encajan perfectamente en ello, pero para aprovechar su funcionalidad hay que tener en cuenta el color también.

En general, se recomiendan las paletas de colores neutras, preferiblemente claras o con combinaciones con blanco. El porqué ya muchos lo conocen: los tonos claros tienden a aportar mayor claridad, por lo que favorecen la iluminación. Además, son muy útiles si queremos proporcionar una apariencia elegante y sofisticada a las cocinas en U. Los oscuros lucen muy bien, pero pueden hacerlas lucir más reducidas.

Atención al cliente
Llamar