Tuberías y reformas: todo lo que debes saber

White Splendor de Marmoles Sol
Valora este post

Llega el momento de hacer una reforma y nos asaltan mil dudas. Cada decisión es fundamental y estar bien asesorado es imprescindible para que el resultado final sea el esperado y sin sorpresas de última hora. Pero dentro de todas esas decisiones, puede que una de la que más debamos preocuparnos es por acertar con la elección de las tuberías. ¿Por qué? Evidentemente, no es lo mismo cambiar el color de la pared que tener que levantar el suelo del salón.

¿Qué debes saber a la hora de elegir las tuberías en las reformas de tu hogar o local?

Lo primero que tenemos es que distinguir entre aguas potables y fecales, y por otro lado saber si la funcionalidad de las tuberías será en sistemas de calefacción mediante radiadores, suelo radiante, aire acondicionado o energía solar. En nuestra empresa contamos con un equipo de profesionales que te puede ayudar a aclarar cualquier duda, así como una amplia gama de materiales de altísima calidad para cubrir tus necesidades.

Es importante que sepas que el material empleado antiguamente en las tuberías para la conducción de aguas potables era el hierro y plomo. Estos sistemas están prohibidos por ser dañinos para la salud. Puede que esta sea la razón de tu reforma, si no lo es y sabes que tienes este tipo de tubería, deberías plantearte su sustitución. Es por eso, que en la actualidad el material empleado en los sistemas de tubería para agua potable es el plástico o derivados.

Tipos de tuberías y funcionalidades.

Aquí vamos a contarte brevemente qué tipos de tuberías y qué características tienen para que puedas acertar en la elección de tus reformas.

Tuberías de plástico

Se utilizan tanto en el suministro como en el drenaje de fluidos y destacan por tener un alto poder aislante.

PVC:

En fontanería, el policloruro de vinilo (PVC) se utiliza para transportar agua a alta presión, principalmente fría, incluso sirve para las aguas residuales, pero no puede usarse para agua caliente y se degrada con la exposición al sol. Son principalmente útiles en los desagües de baños.

CPVC:

A diferencia del PVC, el policloruro de vinilo clorado puede emplearse para el transporte de agua fría y caliente. Además, también el agua que pasa por esta tubería se puede consumir sin problemas.

Es más costosa que el PVC y se congela, son sus principales puntos negativos. Pero es considerado el mejor material para las tuberías de su casa.

PEX:

Son capaces de soportar temperaturas aún más elevadas que el CPVC por lo que son idóneas para su uso en calderas y sistemas de calefacción. Su gran flexibilidad ayuda a que se puedan adaptar a distintos espacios. Son más costosas que otras opciones de plástico, pero a la larga se ahorra porque necesitan poco mantenimiento y son fáciles de instalar. El punto negativo es que no pueden usarse en exteriores, porque los rayos UV dañan el plástico.

Tuberías de metal

Cobre, acero, acero inoxidable y galvanizado son los principales materiales de tuberías que se usan en las reformas. Te contamos un poco de cada una.

Cobre

Es el material preferido para el transporte de agua, gas y calefacción en los hogares por su fácil instalación. Son flexibles, duraderas y resistentes a las temperaturas extremas y al paso del tiempo. Asimismo, requieren poco mantenimiento, no se deforman al exponerse al fuego. Últimamente hay una tendencia estética que mueve a los usuarios a dejarlas a la vista.

Acero

Principalmente el tipo de tuberías usadas para gas en la vivienda. Es un material pesado y poco resistente a la corrosión y acumulación de minerales, sobre todo si se utiliza para el transporte de agua o se deja expuesto a la intemperie.

Acero inoxidable

Son las más adecuadas si tu hogar está cerca de la costa ya que no se corroen al contacto con el agua salada. Sin embargo, son las más caras, por lo que recomendamos su elección dependiendo de este punto.

Acero galvanizado

Era la opción más común para las casas hace algunos años, pero cuando envejecen el agua empieza a salir con rastros de óxido, por lo que la ampliación de posibilidades ha reducido su uso.

Son frecuentes en instalaciones industriales, preferiblemente para uso de agua no potable o gris.

Atención al cliente
Llamar