Todo lo que debes saber antes de empezar una reforma

Te hablamos sobre la planificación de una reforma, los permisos y licencias, mediciones, garantías y presupuestos a considerar.
5/5 - (2 votos)

Realizar una reforma integral en tu casa, aunque para un resultado ventajoso y bonito, puede tener muchos inconvenientes. Profesionales constantemente entrando y saliendo de las habitaciones, polvo y suciedad por todos lados, el tiempo invertido y todos los problemas e imprevistos que puede conllevar una construcción. Sin duda, un dolor de cabeza.

Es por ello que, para que todo el ajetreo y los problemas valgan la pena, será necesario que tengas varios aspectos en cuenta antes de empezar la reforma de cualquier estancia en tu hogar. Saber exactamente qué resultados quieres, el presupuesto, el mobiliario y las nociones profesionales son algunos de los básicos. Sin embargo, no se detiene allí. Aquí te contamos todo lo que tienes que saber para hacer una reforma con éxito.

La planificación de una reforma es indispensable

Como si de una obra arquitectónica se tratase, tener una planificación establecida de la reforma que piensas realizar es de suma importancia. Para ello deberás analizar con cuidado cuáles renovaciones realmente necesitas, evitando hacer cambios y gastos innecesarios. Además, puedes aprovechar procesos para hacer otros. Por ejemplo, cambiar las tuberías y levantar el suelo si piensas cambiar todos tus muebles.

Siempre está presente a la hora de comprobar las mediciones de la vivienda o estancia

Con este punto no queremos decir que desconfíes de la profesionalidad de los especialistas que hayas contratado. Sin embargo, si estás reflexionando sobre derribar alguna pared o hacer algún cambio importante en la estructura de la vivienda, darles indicaciones a los profesionales de tus ideas evitará errores más adelante en la obra.

No nos casamos de repetirlo: ¡Piensa muy bien en lo que quieres para tu reforma!

Las reformas integrales no siempre se centran en hacer una estancia más bonita y elegante. Antes de hacer con un mueble del cual no puedes apartar la vista, primero piensa en si de verdad lo necesitas. ¿Le darás el uso merecido a esa función extra que promete? ¿Combina con el resto de muebles? A la larga, lo mejor es optar por elementos accesibles, de calidad y duraderos. Además, debes tener mucho cuidado con el espacio.

Una reforma integral no se trata solo de la construcción

Debes saber que antes de empezar una reforma, será necesario que hayas realizado todos los trámites y requerimientos establecidos. En estos se incluyen permisos y licencias de construcción, etc. Para ello, deberás acercarte a tu ayuntamiento cercano y obtener asesoría para saber qué necesitas exactamente dependiendo del tipo de reforma que piensas hacer.

Cabe destacar que no todos los tipos de reformas integrales necesitan de estos permisos, lo cual puede ser buenas noticias para ti. Por ejemplo, las reformas de baños, cocinas y revestimiento generalmente no necesitan de uno. Por otro, construcciones que cambien la estructura de la casa o de la fachada ciertamente si requieren de uno.

Las sorpresas son comunes

Encontrarse con problemas imprevistos durante una reforma es más común de lo que crees. Incluso si has planificado el proceso con cuidado, esto puede traer mucho estrés. Lo más usual es que las sorpresas provengan de la fontanería, como tuberías rotas, o las instalaciones eléctricas. Por otro lado, esto no significará que la reforma se cancela. Solo será un pequeño retraso en la fecha de finalización establecida.

Compara presupuestos de reforma y no te confíes

Antes de lanzarte a realizar una reforma en tu hogar, es completamente necesario hacer una comparación de presupuestos entre diferentes profesionales. No te quedes nada más con una opción y decántate por el que más te convenza. Por otro lado, no te confíes de los presupuestos excesivamente diferentes: si encuentras uno demasiado bajo, puede ser sospechoso. Investiga sobre la responsabilidad civil, la cuenta de la empresa, el NIF, etc.

Deja todo por escrito y negocia los adelantos

Por lo general, muchos profesionales requieren un pago adelantado antes de empezar con el trabajo de una reforma. Lo aconsejable es nunca pagar más del 40% o 30% del monto total por adelantado y siempre incluir el IVA para poder hacer reclamaciones en caso de inconveniente. Además, lo más aconsejable es siempre dejar todo por escrito, como una forma de garantía para el profesional y para ti.

Atención al cliente
Llamar