Todo lo que debes saber sobre la iluminación en la cocina

5/5 - (9 votos)

Son muy pocas las personas que consideran la iluminación en la cocina como parte de la decoración. Se trata de un complemento que la mayoría de las veces se tiene en cuenta únicamente como un elemento secundario o de simple necesidad para ver bien. Esto lleva a elegir bombillas y lámparas de cualquier color, intensidad y forma. El resultado puede parecer lo que necesitamos, sin embargo, no completamente atractivo.

Lo cierto es que se puede llevar mucho más allá. Tener en cuenta la iluminación en la cocina, nos permite darle un ambiente personalizado a esta estancia. Para ello, es necesario considerar muchos aspectos tanto del aparato iluminador como de la cocina en sí. Tener en cuenta todos estos elementos es tan importante como la textura de los muebles o el color de la encimera. Conocemos esto muy bien, y te contamos sobre lo que tenemos en cuenta.

Tipos de iluminación en la cocina: luz natural y luz artificial

La iluminación en la cocina no necesariamente tiene que venir de una lámpara. Para ello también podeos considerar la luz natural, que es la que se obtiene del sol y llega al interior de la instancia a través de ventanas o cristaleras. Este es el mejor tipo de iluminación si tu cocina es de dimensiones pequeñas. Y si además implementas muebles y pisos claros o blancos, te aseguramos que podrás conseguir un efecto de mayor espacio y libertad en tu cocina.

Por otro lado, si tu cocina no cuenta con grandes ventanales o es muy grande, entonces la luz artificial será tu mejor amiga tanto en el día como en la noche. Para la iluminación en la cocina, se recomienda colocar una bombilla por metro cuadrado, lo que permitirá una iluminación estable. Asimismo, se puede jugar con ella para colocarla en lugares de difícil acceso, como debajo de las encimeras y en alacenas.

La calidez de la iluminación

¿Sabías que existe un amplio espectro de coloración en las luces de iluminación en la cocina? Se les denomina luz fría y luz cálida. Cada una ofrece características y sensaciones diferentes, por lo que se recomienda tener una combinación de ambas en los alrededores de una estancia. La luz fría es la más recomendada para los espacios que necesiten mayor visibilidad, como lo es la encimera o la placa de cocción.

Esto permitirá que se pueda preparar de manera más cómoda al obtener una mejor visión de los colores y tamaño de los alimentos. Por otro lado, la luz calidad se verá mucho mejor en todos los demás espacios pensados para el descanso y el disfrute. Es decir, en el comedor, en donde también se puede hacer uso de la luz natural para brindar un ambiente más acogedor y fresco.

Además de eso, también existe un tercer tipo de luz que se conoce como luz de ambiente. Se trata de un tipo de iluminación en la cocina que no ilumina directamente sobre objetos. Esta se distribuye alrededor toda la estancia y brinda un ambiente más relajado. Además, es una excelente forma de ahorrar en la factura de luz, ya que es de intensidad menor, por lo que consume menos.

Luz directa o luz indirecta

Ya que hablamos de la luz de ambiente, esta entra en la categoría de luz indirecta. Utilizar cualquiera de estos tipos de luz depende principalmente del espacio que se quiera iluminar. Sin embargo, lo más recomendado es incluirla ambas en la iluminación en la cocina. La luz directa es sobre todo recomendada, al igual que la luz fría, en encimeras o en espacios de trabajo para cocinar.

Por otro lado, la luz indirecta se aprecia mejor en lugares como el comedor, sobre todo si se trata de iluminación cálida. Se debe a que esta crear un ambiente más cogedor y además no molesta tanto en los ojos. Gracias a ello, se puede ubicar en espacios donde se pasa más tiempo compartiendo en familia.

Iluminación de cocinas integrada y por canales

Si  lo que queremos es iluminar zonas de trabajo concretas en nuestra cocina para apoyar las tareas y el aspecto visual de la cocina, podemos optar por luces LED integradas o por canales de distribución.

Las luces integradas se encastran en la parte inferior de los armarios superiores de la cocina y recorren todo el mueble, proporcionando una luz indirecta pero funcional sobre la encimera, de forma continua, homogénea y práctica. Así se impide que la luz dé de lleno en los ojos de quien está trabajando en la cocina y se evitan deslumbramientos  al mismo tiempo que se crea un conjunto visual armónico y original.

Dentro de  la iluminación de cocinas, en la luz integrada por canales para equipamientos, los focos se instalan en la parte baja de los muebles superiores proporcionando una luz indirecta sobre la encimera y en la zona de trabajo. En este perfil de iluminación de cocinas se adaptan también interruptores, enchufes y tomas de corriente para la conexión de pequeños electrodomésticos siempre necesarios en la cocina.

Estos canales de luz se pueden personalizar con paneles decorativos que dan una mayor uniformidad de colores y texturas a la cocina y también se pueden instalar en la zona intermedia de de forma que ilumine los accesorios o soportes decorativos y prácticos tales como especieros, portapapeles etc.

La iluminación de cocinas es algo tan imprescindible que debe hacerse de la forma más correcta y personalizada posible, ayudando a crear el ambiente que queremos tener en la cocina de nuestro hogar y, al mismo tiempo, teniendo en cuenta la practicidad y la funcionalidad necesarias para cada caso concreto y especial. Puedes visitar nuestra exposición de cocinas en Madrid, ARTY Cocinas & Obras —Santos—, en donde te mostraremos y explicaremos cada detalle que necesites saber sobre la iluminación exclusiva de Cocinas Santos.

Atención al cliente
Llamar
Abrir chat